La epidemia de cólera se extiende por África Occidental

05/09/2012 | Actualizada a las 12:47h | Emergencias
Se muestra a la comunidad cómo usar las pastillas potabilizadoras del agua para combatir el cólera.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF han advertido hoy de que la actual emergencia por cólera en África Occidental puede empeorar mucho más por las lluvias e inundaciones, que crean las condiciones para la rápida propagación de la enfermedad.

En este año ya se han detectado 55.289 casos de cólera en 15 países y unas 1.109 personas han muerto. La enfermedad se está extendiendo rápidamente por los países de la cuenca del Río Mano (Guinea, Liberia y Sierra Leona), a lo largo del río Congo –afectando a la población de la República del Congo y de la República Democrática del Congo– y el oeste de Níger.

“Es necesario actuar de manera urgente en áreas críticas para detener la propagación de esta enfermedad ", ha dicho el Director Regional para África de la OMS, Luis Sambo. "Los gobiernos tienen que declarar la emergencia con rapidez para poder disponer del apoyo técnico, y otros tipos de apoyo, de los aliados. Igual de fundamental es mejorar la vigilancia y la colaboración transfronteriza entre las autoridades sanitarias."

Aumentan los casos de cólera en la región

El número de casos detectados este año en África Occidental y Central está un 34% por encima del mismo periodo de 2011, marcando una tendencia de empeoramiento, ya que se prevén muchos casos más debido a la temporada de lluvias. Las tasas de mortalidad en la región rondan el 8%, una cifra que es inaceptablemente alta.

El cólera es una enfermedad ocasionada por un saneamiento deficiente y se puede contraer al comer alimentos o beber líquidos contaminados. La falta de recursos sanitarios adecuados puede provocar que el tratamiento se administre tarde o de manera inadecuada.

La enfermedad va a menudo asociada a los sectores de población más pobres y más vulnerables, ya que son quienes tienen mayores dificultades de acceso a servicios como letrinas o suministro de agua limpia. Los equipos de la OMS en los países afectados trabajan con los gobiernos para asegurar una respuesta eficaz, mientras que UNICEF está suministrando equipamiento, cloro y medicamentos.

"Las medidas de salud pública deben convertirse en algo mucho más prioritario para los gobiernos", dijo Manuel Fontaine, Director interino de UNICEF en África Occidental y Central. "Estamos viendo cómo los niños y sus familias son presa de una enfermedad que es evitable. La OMS, los gobiernos y agencias como la nuestra, estamos llevando a cabo una respuesta de emergencia. Pero necesitamos lograr que cuando una madre dé de beber a su hijo no tenga que preocuparse si eso le matará.”