LA CARENCIA DE VITAMINAS Y MINERALES AFECTA AL DESARROLLO DE UN TERCIO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL

25/03/2004 | Actualizada a las 16:06h | Mundo

Según un nuevo informe, de UNICEF y la Iniciativa Micronutrientes, es necesario que se tomen medidas urgentes para prevenir las consecuencias de estas carencias en los países en desarrollo

Un tercio de la población mundial no puede desarrollar todo su potencial físico e intelectual debido a la carencia de vitaminas y minerales, según indica un informe publicado hoy por UNICEF y la Iniciativa Micronutrientes.

En el estudio se incluyen informes de evaluación por país que dibujan un panorama exhaustivo de las graves consecuencias que tiene la carencia de vitaminas y minerales en 80 países en desarrollo.

“Todos los que nos preocupamos por el futuro de los niños y niñas y por el desarrollo de los países deberíamos tener en cuenta este informe” asegura Carol Bellamy, Directora Ejecutiva de UNICEF. “La amplitud de este problema muestra muy claramente que debemos llegar a todas las poblaciones con el fin de protegerles de las terribles consecuencias de la deficiencia de vitaminas y minerales”.

El estudio concluye que si no se multiplican los esfuerzos contra estas carencias, los niños y niñas del mundo en desarrollo corren el riesgo de no poder desarrollar nunca todo su potencial. Asimismo, Naciones Unidas no alcanzaría sus objetivos para 2015 de erradicación de la extrema pobreza, de mejora de la salud materna y de la reducción de dos tercios de la mortalidad infantil.

Desde hace tiempo se conocen los graves efectos que tienen las carencias de vitaminas y minerales, como por ejemplo, la anemia, el cretinismo y la ceguera. Pero además el informe arroja nueva luz sobre otros problemas causados por estas carencias. Por ejemplo:

  • La deficiencia de hierro compromete el desarrollo intelectual en los niños y está reduciendo el Coeficiente Intelectual en muchos países
  • La carencia de Vitamina A afecta en los países en desarrollo al sistema inmunológico de aproximadamente el 40% de los niños menores de cinco años. Supone la muerte de 1 millón de niños y niñas cada año
  • La deficiencia de yodo durante el embarazo provoca que cada año hasta 20 millones de bebés nazcan con alguna forma de discapacidad mental

“Tenemos los recursos y la tecnología necesaria para controlar estas deficiencias”, ha asegurado Venkatesh Manna, presidente de la Iniciativa de Micronutrientes. “Debemos comprometernos a multiplicar los esfuerzos y a tomar las medidas que permitan encontrar un solución a estos problemas”

“Los métodos que han funcionado en los países industrializados son ahora más baratos y fáciles de conseguir, y serían muy útiles para controlar los efectos de la carencia de vitaminas y minerales en todo el mundo”, señala Carol Bellamy.

Entre todos estos métodos, los principales son el enriquecimiento de los alimentos de consumo regular, añadiéndoles las vitaminas y minerales esenciales; y la distribución de complementos vitamínicos y minerales, en forma de cápsulas, jarabes y pastillas de bajo coste, para los niños y las mujeres en edad fértil. También tienen una importancia capital la educación y la lucha contra las enfermedades como la malaria, el sarampión, la diarrea, y las infecciones de parásitos, que impiden la absorción y la utilización de las vitaminas y minerales esenciales.

Durante la década pasada estos métodos obtuvieron grandes resultados. Un esfuerzo continuo en la promoción de la sal yodada, que consumen dos terceras partes de los hogares del mundo ha permitido proteger contra deficiencias mentales cada año, a distintos niveles, a cerca de 70 millones de recién nacidos.

Actualmente más de 40 países en desarrollo pueden ofrecer como mínimo anual una dosis de vitamina A en forma de cápsula a dos tercios o más de sus niños y niñas. Hasta la fecha, se calcula que estos esfuerzos han salvado la vida de más de 300.000 niños y niñas al año y ha protegido a centenares de miles de ellos de padecer una ceguera irreversible.

El informe pide a la industria alimenticia que desarrolle, saque al mercado y distribuya a bajo precio productos alimenticios enriquecidos y suplementos vitamínicos. Asimismo, también demanda a los gobiernos que fijen las normas que permitan luchar a través de la educación y las legislaciones contra la carencia de vitaminas y minerales.

“Todos los niños y niñas tienen derecho a un buen comienzo en la vida”, ha manifestado Kul Gautam, subdirector de UNICEF, durante la presentación del informe en Nueva York coincidiendo con la 31 sesión de la reunión anual del Comité Permanente de la Nutrición de Naciones Unidas. “Sería inadmisible que no se progresara rápidamente hacia la regulación de un problema que afecta a casi un tercio del planeta y para el que existe una clara solución”