Kit Madre-Hijo para la prevención del VIH: una iniciativa que busca salvar vidas

27/01/2011 | Actualizada a las 15:16h | Mundo

Más de 1.000 niños se infectan diariamente en todo el mundo de VIH/SIDA a causa de la transmisión materno infantil. Para evitar esta situación, UNICEF, junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros aliados, ha lanzado el Kit Madre-Hijo para la prevención del VIH, esto es, un pack innovador de medicamentos antirretrovirales y antibióticos para evitar la transmisión vertical.

El Kit Madre-Hijo para la prevención del VIH acaba de ponerse en marcha en Zambia y Lesoto, y se lanzará en Camerún a mediados de marzo. En Kenia se implementó a finales del pasado año, marcando el comienzo de esta iniciativa.

A nivel mundial, más del 50% de las madres que vive con VIH/SIDA, y más del 60% de sus hijos, no reciben tratamiento para prevenir la transmisión vertical. Además, dos tercios de las mujeres embarazadas que viven con VIH/SIDA no se han sometido a pruebas de detección. Sin tratamiento, alrededor de la mitad de los niños que nacen con VIH morirían antes de cumplir dos años.

¿En qué consiste el Kit Madre-Hijo para la prevención del VIH?

Se trata de un pack que contiene los medicamentos antirretrovirales más eficaces y un antibiótico profiláctico, Cotrimoxazol.

Los trabajadores sanitarios y los promotores comunitarios de la salud son los encargados de distribuir el Kit Madre-Hijo para la prevención del VIH a las mujeres embarazadas con VIH/SIDA.

¿Cómo funciona?

La caja se divide en tres secciones diferenciadas por un código de color para distinguir el tratamiento que se debe seguir durante el embarazo, el parto y en el periodo de lactancia. Las medicinas son empaquetadas en estas tres secciones con instrucciones claras sobre las dosis y su administración, para asegurar que las mujeres tomen las dosis correctas, incluso teniendo bajo nivel de alfabetización.

No obstante, los trabajadores sanitarios se apoyan en el diseño para explicar a las madres cómo deben tomar los medicamentos.

 

¿Cómo se implementa?

Se distribuye en las clínicas a las mujeres que han dado positivo en las pruebas de detección de VIH. Estas pruebas se llevan a cabo en la primera visita prenatal (en la semana 14 del embarazo o lo antes posible a partir de entonces), aunque algunas mujeres embarazadas llegan a tener su primera visita en la semana 40 de embarazo.

También está disponible en las instalaciones de maternidad, para las mujeres que acuden al centro de salud por primera vez para dar a luz, y para aquéllas que han seguido el tratamiento durante el embarazo pero no lo llevan en el momento del parto.