Kenia: los hogares maternos salvan las vidas de los niños y sus madres

25/06/2012 | Actualizada a las 10:35h | La infancia en datos

Rumana Rashid explica a una madre los beneficios de la lactancia materna en el Hospital Provincial de Garissa, Kenia.

Shagaa Issack tuvo a su hija en el Hospital Provincial General de Garissa, al noreste de Kenia, gracias a los cuidados que recibió en el hogar materno, ubicado a 300 metros del hospital, quien la acompañó para que recibiera la atención adecuada.

Isacck tuvo complicaciones en el parto y se tuvo que hacer una transfusión de sangre para estabilizarla. Su bebé nació por cesárea.

Dos días más tarde, Issack abrazaba a su hija, mientras su marido, Mohamed, mostraba su agradecimiento a los médicos por los esfuerzos realizados y por haber enviado a su mujer al hogar materno, donde pudo recibir un seguimiento regular y tuvo acceso a atención de emergencia en todo momento.

Issack había permanecido el último mes en el hogar materno, acompañada por su marido: "Los dos partos anteriores habían sido complicados. Estuvo a punto de morir a causa de una hemorragia", explica Mohamed.

"Si mi esposa no hubiera venido al hogar para dar a luz en el hospital, podría haber muerto", dice Mohamed.

Los hogares maternos salvan las vidas de las madres y sus hijos

El hogar materno permite que las mujeres con embarazos de alto riesgo reciban atención constante y dispongan de un rápido acceso al hospital provincial - donde salvar las vidas de las madres y los recién nacidos.

UNICEF apoya el hogar materno en Garissa, como parte de sus esfuerzos por centrarse en las áreas de "alto riesgo".

Al igual que Isacck, decenas de familias ya han hecho uso de estos hogares. Hawa Ali Hussein, de 25 años, se quedó en el hogar durante tres meses antes de dar a luz a su hija. "Solía despertarme a media noche y rogar a Dios que me diera un bebé. Soy muy feliz”.

Dakan Bilow, de 27 años, sufre una enfermedad que le ha dejado incapacitada. Los médicos le aconsejaron permanecer en el hogar materno para su seguimiento. Pasó tres meses allí  y ahora regresa a casa con su bebé sano.

Reducir la mortalidad materna e infantil

Según Mohamed Sheikh, Director de Salud Pública del Noreste, la región tiene la tasa de mortalidad materna más alta del país, más del doble de la media nacional de 488 muertes por cada 100.000 nacidos.

Por esta razón, las iniciativas como los hogares maternos fomentan que las mujeres den a luz en centros de salud, lo que supone un gran paso en la reducción de la mortalidad materno-infantil.

En los últimos años, Kenia ha registrado una reducción significativa de  la mortalidad infantil. Según la Encuesta Demográfica y de Salud de Kenia (2008-2009) la tasa de mortalidad en menores de 5 años se redujo de 115 muertes por cada 1.000 nacidos vivos en 2003 a 74 en 2008-2009.

Ver video

La mejora en la supervivencia infantil es el resultado de una combinación de estrategias e iniciativas por parte del gobierno y sus aliados, entre las que se encuentran: campañas de inmunización,  promoción de la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida de un niño, un mejor acceso al agua potable y una mejor atención a la diarrea.

"Reducir la mortalidad materna e infantil requiere una inversión equilibrada en los sistemas de salud, incluyendo infraestructura, formación continua de los trabajadores de salud, y equipos y suministros adecuados, por un lado, y la creación de la demanda a nivel individual, familiar y comunitario por el otro", afirma el Jefe de Salud de UNICEF, Ketema Bizuneh.