Haití, In Memoriam

11/01/2012 | Actualizada a las 23:24h | Emergencias
Chantal Duprezin, profesora de una escuela temporal apoyada por UNICEF en un campo de desplazados de Carrefour, Puerto Príncipe. La imagen fue tomada en febrero de 2010, un mes después del terremoto.

Por Diana Valcárcel, Coordinadora de Proyectos de Comunicación de UNICEF España

Hoy se cumplen dos años del terremoto de Haití. Un desastre natural sin precedentes que acabó con la vida de más de 220.000 haitianos y dejó viviendo en campos de desplazados a 1,5 millones más.

Dos años después, hay vislumbres de esperanza para los niños de Haití gracias al trabajo conjunto de los haitianos, las organizaciones, la sociedad civil, el gobierno.

Pero hoy quisiera rendir tributo a algunas de las personas que conocí allá y que quisiera traer a la memoria en un día como hoy:

  • A Brunia, de 13 años, que perdió a su hermano Redgi en el terremoto. Ahora estudia en la escuela Filssecam de Jacmel. Y a su madre Sonia, una gran mujer, que nos hablaba convencida de la importancia que tiene la educación en la vida de sus niños.
  • A Lumineuse, un trabajador haitiano de la oficina de UNICEF en Haití, que en cada ocasión que nos cruzábamos sonreía y daba luz, como su propio nombre indica.
  • A Jean-François, un profesor de la escuela de La Redemption, en Léogâne, que perdió a toda su familia en el terremoto. Daba clase con tanta energía que nos
    Ver video
    UNICEF
    Françoise Gruloos-Ackermans, Representante de UNICEF en Haití explica los avances y retos pendientes en Haití, dos años después del terremoto.
    quedamos sorprendidos al conocer su situación. Hoy está mejor. Después de vivir en un aula del colegio tras el terremoto, se trasladó a casa de unos familiares y se va recuperando.
  • A Chantal, una profesora enérgica del barrio de Carrefour, que me enseñó la canción Haïti cherie, que habla de un país con un futuro prometedor.
  • A Jeanne, que bajo su tienda de campaña y bañada en lágrimas me contó que su marido y su padre habían muerto en el terremoto. Estaba embarazada y era seropositiva. En el terremoto perdió su tratamiento antirretroviral.  Gracias a UNICEF y otras organizaciones pudo retomarlo. Hoy me cuenta que su hija Lorie ya tiene un año y medio y está fuerte y sana.

Gracias a todos ellos y a todos los que no he nombrado, por mostrar ese valor ante la vida, esa capacidad de recuperación. Gracias también a todos nuestros colegas de UNICEF en Haití y de las organizaciones que colaboran con nosotros. Por su incansable trabajo para hacer realidad tantas pequeñas victorias para los niños de Haití.

Y por último, gracias a tantísimos españoles que se desbordaron con la emergencia de Haití y que hicieron posible que desde UNICEF se enviaran más de 12 millones de euros para proyectos que mejoran notablemente la vida de los niños.

Hay datos notables que ponen de manifiesto los logros conseguidos. Podéis consultarlos en este informe. Pero hoy quería traer a la memoria a todos aquellos que recordarán con dolor a sus seres queridos y que luchan por un futuro mejor. A todos ellos, nuestro recuerdo y respeto desde aquí.