Empeora la situación en el Cuerno de África: tres nuevas zonas de Somalia con hambruna

03/08/2011 | Actualizada a las 14:28h | Emergencias
Un grupo de desplazados recoge agua en en campamento de Mogadiscio, la capital.

La emergencia nutricional en el Cuerno de África se va agravando cada vez más. La ONU ha declarado hambruna en tres nuevas zonas de Somalia por el deterioro de la situación y advierte que todo el sur de Somalia podría entrar en una situación de hambruna en los próximos dos meses.

El anuncio llega poco después de una declaración similar realizada hace dos semanas que cubre otras dos regiones de ese país, Lower Shabelle y Bakol. Los nuevos distritos son Middle Shabelle (las áreas agropastorales de Balcad y Cadale), los asentamientos de desplazados en el pasillo de Afgoye y la comunidad de desplazados de Mogadiscio.

Ya se han perdido cientos de miles de vidas en Somalia así como en los países vecinos y muchas más están en juego. No obstante, la respuesta humanitaria de la comunidad internacional sigue siendo lenta en esta crisis que continúa empeorando. A menos que se produzca un aumento de la asistencia y los alimentos, los expertos vaticinan una rápida propagación de la hambruna.

Los niños luchan por sobrevivir

En total, más de 11 millones de personas necesitan ayuda desesperadamente en los países del este de África afectados por la sequía, los conflictos y el aumento del precio de los alimentos.

Entre las necesidades más urgentes para responder a esta crisis hay que destacar los alimentos terapéuticos para niños desnutridos, el agua potable para su envío en camiones cisterna a las zonas de sequía y las mosquiteras para prevenir la malaria. Los refugios y los espacios temporales de aprendizaje para los niños son también una prioridad para la protección de la infancia, que en estas situaciones se enfrentan a una mayor vulnerabilidad.

"Es absolutamente necesario realizar operaciones de transporte aéreo para distribuir los alimentos terapéuticos listos para usar", dice Afshan Khan, Directora de la Oficina de Alianzas con el Sector Público y Movilización de Recursos de UNICEF. "De modo que si hay donaciones en especie que incluyan operaciones de transporte aéreo, será de gran utilidad".

Brecha en la financiación

A pesar de las repetidas advertencias de muchos organismos de la ONU con respecto a la gravedad de la situación en el Cuerno de África, la respuesta de los Niños que se han desplazado de Lower Shabelle en la entrada de su refugio en el área de Wardhigley de Mogadiscio, la capital. donantes -tanto públicos como privados- ha sido limitada. Hasta la fecha, UNICEF se enfrenta a un déficit de financiación de más de 200 millones de dólares para sus operaciones de emergencia en la región, incluidos más de 120 millones de dólares solamente para Somalia.

"Solo cuando la gente empezó a cruzar las fronteras", afirma Khan, "el mundo pudo comprobar la gravedad de la situación a la que hacen frente los niños: las graves imágenes de niños que estaban desnutridos, muriendo no solo por falta de alimentos sino por falta de agua".

Los niños están también muriendo "a causa del sarampión y otras epidemias que se podrían tratar fácilmente si tuviéramos los recursos suficientes para vacunar a los niños, para asegurarse de que reciban una nutrición apropiada... y una provisión de agua potable y saneamiento".

UNICEF ya ha lanzado una campaña de vacunación contra el sarampión y la polio en el Cuerno de África, en los alrededores de Dadaab y en el sur de Somalia, ya que los niños con desnutrición son más vulnerables a contraer estas enfermedades. Sin embargo, es necesario reforzar esta respuesta.

"Una obligación moral"

"Hay mucho trabajo por hacer a corto plazo para ayudar a resolver la crisis inmediata", expone Khan, "pero también a medio y largo plazo para aumentar la capacidad de recuperación y los mecanismos de supervivencia de las comunidades que ya han sufrido los efectos de un ciclo de sequías e inundaciones durante varios años".

Todos los ojos están puestos en la comunidad internacional para que adopte medidas más coordinadas en nombre de los niños en peligro en el Cuerno de África.

"Los niños no pueden elegir dónde nacen, cuáles son sus progenitores, qué tipo de gobierno les dirige, en qué tipo de contexto van a crecer, prosperar y sobrevivir", destaca Khan. "Hay una obligación moral de responder en esta crisis. Todos somos seres humanos".