EMI 2014: todos los niños y niñas cuentan

10/02/2014 | Actualizada a las 18:00h | La infancia en datos
Una trabajadora sanitaria pesa a una niña en una báscula del hospital del Gobierno Kenema, en Sierra Leona.

Todos los niños y niñas cuentan. Revelando las disparidades para impulsar los derechos de la niñez. Es el título del informe El Estado Mundial de la Infancia (EMI) de 2014 en cifras, presentado hoy por UNICEF y en el que se insta a realizar un mayor esfuerzo e impulsar la innovación para identificar y abordar las brechas que impiden que los niños más desfavorecidos de entre los 2.200 millones que hay en el mundo disfruten de sus derechos.

 
Para UNICEF, es fundamental contar con datos para lograr avances para los niños, así como poner de manifiesto el acceso desigual a servicios básicos y a sistemas de protección, algo que daña las vidas de tantos niños.  
 
“Los datos han permitido salvar y mejorar las vidas de millones de niños, especialmente de los más desfavorecidos”, ha dicho Tessa Wardlaw, jefe de la sección de Datos y Análisis de UNICEF. “Sólo se podrá progresar más si sabemos qué niños son los más desatendidos, dónde hay niños y niñas que no pueden ir a la escuela, dónde hay enfermedades descontroladas o dónde falta saneamiento básico”.
 

LOGROS Y DESAFÍOS

Desde que en 1989 se firmó la Convención sobre los Derechos del Niño se han logrado grandes progresos, al igual que en el avance de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de 2015. El EMI 2014 en cifras, el informe anual más importante de UNICEF, refleja que:
  • Unos 90 millones de niños habrían muerto antes de cumplir los 5 años si las tasas de mortalidad infantil se hubieran mantenido en los niveles de 1990, pero han sobrevivido. En gran medida, esto se debe a los progresos realizados en ámbitos como la vacunación, la salud o los servicios de agua y saneamiento.
  • Las mejoras en los niveles de nutrición desde 1990 han producido una reducción del 37% en el número de niños con retraso del crecimiento.
  • La matriculación de niños en enseñanza primaria ha aumentado, incluso en los países menos desarrollados: mientras que en 1990 sólo 53 de cada 100 niños en esos países entraba en la escuela, en 2011 la cifra era de 81 de cada 100.
Aun así, las estadísticas del informe también ponen el foco en las violaciones de derechos de la infancia que se siguen produciendo:
  • Unos 6,6 millones de niños menores de 5 años murieron en 2012, la mayoría debido a causas prevenibles, lo cual viola su derecho fundamental a vivir y desarrollarse.
  • El 15% de los niños del mundo tienen que trabajar, comprometiendo su derecho a ser protegidos de la explotación económica y vulnerando su derecho a aprender y jugar.
  • El 11% de las niñas se casa antes de cumplir los 15 años, poniendo en riesgo sus derechos a la salud, educación y protección.
Los datos también revelan brechas y desigualdades, mostrando que los logros conseguidos en desarrollo están distribuidos de manera desigual:
  • Los niños más pobres del mundo tienen casi tres veces (2,7) menos posibilidades que los más ricos de nacer bajo la atención de personal cualificado, lo cual les deja a ellos y a sus madres en alto riesgo de sufrir complicaciones relacionadas con el parto.
  • En Níger, sólo el 39% de los hogares rurales –frente al 100% de los urbanos- tiene acceso a agua potable.
  • En Chad, de cada 100 niños que estudia secundaria sólo lo hacen 44 niñas. Esto les deja sin educación, y sin los servicios y la protección que los colegios pueden proporcionar.
El informe destaca que “contar con los niños les hace visibles, y este acto de reconocimiento hace posible abordar sus necesidades y avanzar en sus derechos”. Además, señala que innovar en la recogida de datos, su análisis y su difusión posibilita desagregar los datos por factores como la ubicación, riqueza, sexo, etnia o discapacidad, para incluir a los niños que han sido excluidos o ignorados en estadísticas más generales.
 

MAYOR INVERSIÓN EN INNOVACIÓn

El documento insta a realizar una mayor inversión en innovación para corregir el error de la exclusión. “La exclusión termina cuando empiezan a usarse datos inclusivos. Para mejorar el alcance, la disponibilidad y la fiabilidad de los datos sobre las privaciones a las que se enfrentan los niños y sus familias, las herramientas de recopilación y análisis son modificadas constantemente –y se están desarrollando otras nuevas. Esto requerirá compromiso y una inversión continuada”, dice el informe.
 
Han pasado 30 años desde que se empezara a publicar el Estado Mundial de la Infancia, que incluye tablas con estadísticas nacionales y globales estandarizadas, que ofrecen una foto detallada de la situación de la infancia. Con el lanzamiento de esta edición del informe dedicada a los datos estadísticos, UNICEF invita a aquellos que tienen la responsabilidad de tomar decisiones y al público en general a acceder y utilizar estas estadísticas disponibles en www.data.unicef.org para fomentar cambios positivos para los niños.
 
Los datos no cambian el mundo por sí mismos. Hacen posible el cambio, identificando necesidades, apoyando la concienciación y midiendo el progreso. Lo más importante es que aquellos que toman decisiones usen los datos para hacer un cambio en positivo, y que los datos estén disponibles para que los niños y las comunidades los utilicen como sujetos de derecho”.