El VIH/SIDA en Europa Oriental y Asia Central: una epidemia clandestina

22/07/2010 | Actualizada a las 16:28h | La infancia en datos
Un tercio de las nuevas infecciones de VIH/SIDA se concentra en jóvenes entre 15 y 24 años.

UNICEF ha presentado el informe 'Blame and Banishment: The Underground HIV Epidemic Affecting Children in Eastern Europe and Central Asia' que alerta de la situación de exclusión en la que viven muchos niños en Europa Oriental y Asia Central a causa del VIH/SIDA.

Según UNICEF, esta epidemia se intensifica a un ritmo alarmante, impulsada por el uso de drogas, un comportamiento sexual de alto riesgo y un sistema de salud inadecuado que penaliza a aquéllos que tratan de acceder a servicios de prevención y tratamiento.

Los jóvenes que viven en situación de marginación se enfrentan a numerosos riesgos, como explotaciones, abusos y uso de drogas. En este sentido, las tendencias son especialmente preocupantes, ya que en la región viven 3,7 millones de personas que usan drogas inyectables, casi una cuarta parte del total en el mundo. Para muchos, la iniciación al uso de drogas comienza en la adolescencia.

En la actualidad, un tercio de las nuevas infecciones de VIH/SIDA en la región se concentra en los jóvenes con edades comprendidas entre los 15 los 24 años. Además, más del 80% que viven con VIH/SIDA en la región tienen menos de 30 años.

 Asimismo, los servicios de salud y bienestar social no están adaptados para ayudar a los adolescentes en mayor situación de riesgo, que a menudo se encuentran expuestos a juicios morales, a la recriminación e incluso al enjuiciamiento penal cuando buscan información y tratamiento sobre el VIH. “Los niños y niñas que viven en los márgenes de la sociedad necesitan acceso a los servicios de salud y bienestar social, no a que se les desapruebe con extrema dureza”, dijo Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF.

Lucha contra la clandestinidad

 Para ofrecer servicios de ayuda a los jóvenes en riesgo, se tienen que establecer espacios acogedores para los jóvenes, sin juzgar sus comportamientos. Así, por ejemplo, en la Federación de Rusia se han establecido más de 100 espacios especializados, donde se ofrecen información, orientación y apoyo psicológico en materia de reproducción y salud sexual.

 “No podemos interrumpir la trayectoria de la epidemia del SIDA en Europa oriental y en Asia central sin potenciar y proteger a los niños, las niñas y los adolescentes”, dijo Michel Sidibé, Director Ejecutivo de ONUSIDA. “No les podemos robar su infancia”. “Es nuestra responsabilidad garantizar que tengan acceso a los servicios de prevención y tratamiento sobre el VIH”.

Un estudio realizado recientemente por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en seis países de la región indica que muchas personas que viven con VIH temen más el estigma social que supone la enfermedad, que ella en sí misma, lo que hace que la epidemia se convierta en una enfermedad clandestina.

Abandono familiar

El informe alerta, además, de que la región tiene las tasas más altas de la separación familiar en el mundo, con aproximadamente 1,3 millones de niños en situación de desamparo. En el este de Europa, los niños nacidos de madres con VIH/SIDA tienen un riesgo mucho mayor de ser abandonados.

En la Federación de Rusia y Ucrania, entre el 6 y 10 por ciento de los niños nacidos de madres con VIH/SIDA son abandonados en las maternidades, hospitales pediátricos y centros de acogida.