Costa de Marfil: la inseguridad frena la ayuda

24/05/2011 | Actualizada a las 13:26h | Emergencias
Necesidad de acceder cuanto antes a la población afectada.

UNICEF muestra su preocupación por la situación de los niños y las mujeres en la provincia suroccidental de Bas-Sassandra. Los enfrentamientos producidos cerca de la ciudad de Soubre han provocado desplazamientos, lo que está impidiendo a las agencias humanitarias de la ONU acceder a la población con ayuda esencial.

La inestable situación de seguridad ha obligado a paralizar una campaña de vacunación prevista en colaboración con el Ministerio de Salud y la Organización Mundial de la Salud para reducir la propagación de una variante de la polio.

"Este reciente brote de inseguridad está obligando a suspender actividades clave para la supervivencia infantil, como la vacunación contra la poliomielitis, que evita que los niños estén expuestos a un virus que podría dejarlos paralizados de por vida", dijo Hervé Ludovic de Lys, Representante de UNICEF en Costa de Marfil.

Está prevista una campaña de inmunización contra la poliomielitis a nivel nacional, incluyendo el distrito de Soubre, del 27 al 30 mayo 2011, si las condiciones de seguridad lo permiten.

Necesidad de llegar a las mujeres y niños desplazados

Los datos recopilados por colaboradores no gubernamentales de UNICEF en Bas-Sassandra indican que entre 4.000 y 6.000 personas desplazadas internamente, la

El riesgo de epidemias generalizadas es cada vez mayor debido a las malas condiciones sanitarias de las poblaciones desplazadas y la mala calidad de los servicios de salud.

mayoría mujeres y niños, han sido acogidas por las autoridades locales en dos campamentos improvisados en Soubre.

"A medida que el país avanza hacia la estabilidad y la recuperación, no debemos pasar por alto las apremiantes necesidades humanitarias en zonas localizadas del país, donde aún se requiere una rápida respuesta humanitaria para salvar las vidas de mujeres y niños", afirmó Ludovic de Lys.

Se están apoyando los esfuerzos del Gobierno para responder rápidamente a las necesidades esenciales, como refugios acondicionados, instalaciones de agua y saneamiento o servicios de salud de emergencia.

El riesgo de epidemias generalizadas es cada vez mayor debido a las malas condiciones sanitarias de las poblaciones desplazadas y la mala calidad de los servicios de salud.

UNICEF teme que las condiciones generales de las mujeres y los niños desplazados puedan agravarse si el acceso humanitario no se restablece de forma segura a corto plazo.  

La situación podría ser peor en otras partes de la región del suroeste de Costa de Marfil, pero hasta ahora la falta de acceso seguro no permite que las agencias humanitarias puedan tener una imagen clara de la situación sobre el terreno.