Chad: una respuesta integral para salvar las vidas de los niños

16/04/2012 | Actualizada a las 16:46h | La infancia en datos
Un trabajador de la salud mide el brazo de Nawal, de 6 meses, en un centro de nutrición apoyado por UNICEF en Yamena.

El hijo de Khadija, Nawal, de 6 meses, había tenido diarrea y vómitos durante días, pero ella pensó que estaba relacionado con los dientes. Finalmente, cuando la fiebre no bajaba, lo llevó a una clínica en Yamena, donde le diagnosticaron desnutrición aguda grave.

“No tenemos lo suficiente para comer en casa”, explicó Khadija. “Lo que gana mi marido no es suficiente para alimentar a la familia”.

El caso de Khadija es el de cientos de madres que acuden con sus hijos a a clínica Notre Sane de Apostles en Yamena.

“Ayer tratamos 62 casos de desnutrición grave”, explica la Hermana Merceline M´po,  enfermera y experta en nutrición en la clínica. “Y hoy tenemos más de 70 casos”.

Una crisis que agrava la situación de los niños ya vulnerables

Incluso en un año normal, Chad tiene una de las tasas de desnutrición crónica más altas del mundo. La región experimenta un año de escasez. Según datos de UNICEF, el 15,7% de los niños menores de 5 años en 2010 ya estaba sufriendo desnutrición grave y la tasa de desnutrición crónica es del 39%.

La falta de lluvias en 2011 empeoró aún más esta situación, lo que unido a las malas cosechas ha provocado un aumento dramático en las tasas de desnutrición- no solo en Chad, sino en toda la región del Sahel.

Este año se espera la temporada de escasez en Chad de abril a septiembre, cuando normalmente va de junio a septiembre. El Gobierno de Chad estima que el precio de los cereales ha aumentado del 22 al 43%, lo que agrava aún más esta situación.

Una respuesta inmediata

“La Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus aliados han introducido nuevos criterios que nos permiten diagnosticar antes a los niños menores de 5 años que sufren desnutrición aguda grave, lo que nos permite derivar a los niños a centros de salud antes de llegar a estados más críticos”, explicó el doctor Yaron Wolman, Jefe de Salud y Nutrición de UNICEF.

UNICEF y sus aliados no han perdido el tiempo. En Chad, UNICEF está apoyando más de 276 centros de alimentación, y se están realizando esfuerzos adicionales.

Una crisis alimentaria con numerosos factores, una respuesta integrada

“Esta crisis se debe a una combinación de factores, el principal es la inseguridad alimentaria”, dijo Roger Sodjinou, Oficial del Programa de Nutrición de UNICEF en Chad. “Pero también hay otras causas, como la falta de acceso de los lactantes a una alimentación adecuada, falta de acceso a la

Ver video
UNICEF
UNICEF y sus aliados están respondiendo a la crisis alimentaria en Sahel con un enfoque integrado.

salud y a la higiene y saneamiento”, añadió.

 

Para solucionar esto, UNICEF y sus aliados están respondiendo a la crisis con un enfoque integrado.

“Atender a las necesidades inmediatas de la desnutrición es el núcleo y la base de nuestra respuesta”, dijo Wolman. “Pero nuestra respuesta también incluye intervenciones en salud, agua y saneamiento, educación, VIH/SIDA, protección, y un paquete de intervenciones de alto impacto, lo que reducirá las incidencias, y sobre todo reducirá la mortalidad, que se relaciona con la desnutrición”.

De acuerdo con UNICEF, en Chad, 127.000 niños menores de cinco años se enfrentarán a la desnutrición grave en los próximos 8 meses. 300.000 sufrirán desnutrición moderada.