Aden, una historia de esperanza y supervivencia

29/09/2011 | Actualizada a las 12:07h | Emergencias
Aden espera con su abuela y su padre el día de su salida del hospital después de recibir su tratamiento.

Hace seis semanas, Aden, de 3 años, llegó al centro de nutrición del campamento de Hagadera, Dadaab (Kenia) a punto de morir. Había caminado durante 25 días a pie desde Somalia en un viaje en el que su madre, debilitada, perdió la vida. Hoy, gracias al tratamiento proporcionado en el centro apoyado por UNICEF, Aden está completamente recuperado y juega junto a su padre, Abdile, que en ningún momento se separó de su lado.

Timothy Wachira es el enfermero que admitió a Aden en el centro de nutrición, administrado por el Comité Internacional de Rescate. "Estaba muy mal", afirma. "Estaba muy deshidratado y tenía vómitos, diarrea y tos".

Abdile, su padre, no se movió en ningún momento del centro de nutrición, donde los médicos y nutricionistas trataban a su hijo con antibióticos, leche terapéutica y alimentos."Estaba solo día y noche. No tenía ni siquiera ropa para cubrirlo", recuerda Abdile.

Después de un mes de tratamiento, Aden mejoró y su familia se estableció en las tiendas de campaña que albergan miles de refugiados somalíes en el área. La vida sigue siendo difícil, pero Abdile está agradecido de que su hijo haya sobrevivido.

En las fotografías de aquellos primeros días en el centro de nutrición, apenas se puede reconocer a Aden como el niño que ahora corre alrededor de su padre, del quien no se separa.

16.000 niños necesitan apoyo nutricional en los campamentos

Ver video
© UNICEF
Aden vive ahora con su familia en los campamentos de Dadaab.

Aden y un sinnúmero de otros niños han emprendido este largo viaje, huyendo de la sequía, de la inseguridad y del hambre en el sur y centro de Somalia.

Gran parte de los niños que llegan a los campamentos de refugiados de Dadaab están desnutridos. UNICEF y sus aliados estiman que en torno a 16.000 niños necesitan apoyo nutricional, a lo que se une la gran amenaza de los brotes de enfermedades, como el sarampión y la diarrea.  

Cada día llegan más refugiados a los campamentos

UNICEF ha proporcionado leche terapéutica y comida a más de 5.000 niños como Aden en los centros de nutrición de Dadaab en el último mes. Además, UNICEF está promoviendo la vacunación contra el sarampión y la diarrea y está trabajando con los aliados para promover la educación en higiene.

A pesar de las dificultades que enfrentan, el padre de Aden, mantiene la esperanza por sus hijos, la esperanza de que pronto irán a la escuela.