Acción de UNICEF tras el terremoto de Sumatra

01/10/2009 | Actualizada a las 16:28h | Emergencias
La representante de país de UNICEF Indonesia, Angela Kearney con Nia, una niña de 12 años, que cantó para ella una canción que había estado estudiando junto a su casa afectada por el terremoto en el pueblo de Pakadangan en Sumatra del Este.

La oficina de UNICEF en Indonesia está desplegando personal de emergencias en la provincia de Sur Sumatra, para atender las necesidades inmediatas de la población afectada. Hay una necesidad urgente de suministros y servicios de salud, agua, saneamiento y educación. Además hay que responder a las necesidades especiales de protección de los niños y niñas que han sobrevivido al terremoto pero que han perdido a sus familias o han sido separados de ellas

"Hoy en Pariaman conocí a algunos de los niños y niñas afectados por el mortal terremoto de Indonesia. La mayoría tienen mucho miedo, están asustados y temen que más casas se derrumben, que no puedan volver a la escuela, que sus vidas hayan cambiado para siempre.

Tenemos que dar a estos niños la seguridad de que sus vidas volverán a recuperar la normalidad. Por eso UNICEF está actuando rápidamente para proporcionar agua potable, kits de saneamiento e higiene, tiendas escuela y kits de juego en la zona afectada por el terremoto y ayudarles a restablecer su vida cuanto antes."

Estas son las declaraciones de la Representante de UNICEF en Indonesia, Angela Kearney, tras visitar las zonas afectadas por el terremoto para conocer de primera mano la evaluación de los daños realizada por el personal de terreno y los testimonios y preocupaciones de muchos niños a los que ha afectado la interrupción de los servicios de salud, de agua potable y los daños sufridos en las escuelas.

Se teme que el número de víctimas mortales aumente bruscamente. Decenas de miles de personas han tenido que abandonar sus hogares en la zona costera de Padang, la capital, y áreas de interior vecinas. Se calcula que tercio de ellas son niños y niñas.

UNICEF colabora con el gobierno indonesio en la atención de las necesidades inmediatas de la población afectada:

  • Asegurar la disponibilidad de agua potable, servicios de saneamiento y suministros de higiene.
  • Proporcionar servicios de protección y espacios seguros para niños y niñas en situación de vulnerabilidad.
  • Distribuir equipos de emergencia para la atención a la primera infancia
  • Proveer de tiendas de campaña para el establecimiento de escuelas provisionales, junto a equipos recreativos y de “escuela en una maleta”, de modo que niños y niñas puedan volver a la escuela y recuperar un cierto sentido de normalidad que les ayude a superar el trauma.