Unidos por una pasión

12/04/2011 | Actualizada a las 11:46h |

Por Federico Simcic, UNICEF Comité Baleares

El sábado 26 de marzo, el día antes de la prueba inaugural del I Circuito Divina Pastora, quedé con Xavi Torres y fui a buscarle al pabellón Príncipes de España, al finalizar su entrenamiento matutino, para acompañarle a la piscina municipal del pueblo de Sant Jordi.

Por Federico Simcic, UNICEF Comité Baleares

El sábado 26 de marzo, el día antes de la prueba inaugural del I Circuito Divina Pastora, quedé con Xavi Torres y fui a buscarle al pabellón Príncipes de España, al finalizar su entrenamiento matutino, para acompañarle a la piscina municipal del pueblo de Sant Jordi.

Ahí, a la 1 de la tarde, estaban convocados los medios de comunicación para asistir a un evento solidario bastante curioso: un desafío entre Fermín Cacho, campeón olímpico de 1.500m en Barcelona ’92 y plata en Atlanta ’96,  y Xavi Torres, triple campeón paralímpico (1992, 1996, 2000).

En este reto Fermín tenía que correr 200 metros (distancia record de natación de Xavi Torres) alrededor de la piscina, y Xavi nadar 1.500 metros (distancia histórica para Fermín Cacho).

A pesar del carácter benéfico de la prueba, los dos atletas estuvieron picándose y bromeando, durante todo el recorrido en coche hasta la piscinas, sobre quién iba a ganar. El hecho de perdernos durante 20 minutos en un polígono industrial de Palma, con Xavi ilustrando al foraster Fermín sobre las “bellezas arquitectónicas” y la producción de cada uno de los establecimientos que encontrábamos, fue una anécdota más de esta divertida jornada de deporte, amistad y solidaridad.

Sinceramente, no me fijé quién de los dos ganó la prueba, aunque sí puedo decir que fue muy emocionante ver la fuerza y la clase con la que nada Xavi; y lo divertido y cercano que fue que un campeón olímpico como Fermín se preste a dar vueltas a una piscina, arriesgándose el tobillo en cada pisada por el suelo mojado, para apoyar al programa de UNICEF Escuelas para África.

Porque el objetivo de este singular reto y de todo el Circuito Divina Pastora, organizado por Divina Pastora Seguros y la Real Federación Española de Atletismo (RFEA), es el de impulsar la educación infantil en África: por cada kilómetro corrido por un atleta en estas carreras, se genera un donativo que permite a UNICEF proveer con material escolar a unos 100 niños en Malawi y Zimbabue.

A la carrera del domingo, el único circuito de carreras populares de 10 kilómetros homologados por la RFEA que discurre por trazado urbano, se apuntaron más de 1.000 personas.

El fondista internacional Chema Martínez parecía volar por las calles de Palma y ganó cómodamente la prueba, dedicando la victoria a David Villa: “Nos une el entusiasmo por este proyecto solidario a favor de UNICEF y, tras el tiempo que hemos compartido y su felicitación personal al cruzar la meta, quiero dedicarle la victoria de hoy al máximo goleador de la selección española, una gran persona”.

Animando a los corredores en la línea de meta, vi a todo tipo de deportistas: jóvenes, personas mayores, representaciones de los clubes de atletismo de Mallorca, una madre empujando el carrito con su hijo, empleados que participaban por su empresa… Todos unidos por la pasión por el deporte, y con un objetivo: contribuir a la mejora de la educación en África.

Todavía no hay comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
note: unicef_customizations.module
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.