Un día extraño

13/04/2011 | Actualizada a las 15:57h |

Escribe Vanessa Asensio, del Programa de Jóvenes Profesionales (JPO) de Supervivencia en UNICEF Mauritania Hace un día que he llegado de mi misión por el sur del país, y hoy ha sido un día raro, de reflexión y angustia en algunos momentos. El pueblo se llama Zeigrat y allí vive Mint, una niña de 2 años y 4 kilos. Su madre nos deja que la pesemos y midamos para saber si su hija sufre malnutrición aguda. No haría falta ninguna balanza; su estado de desnutrición es evidente. Inés, mi compañera, me llama para que la vea. Yo no puedo ver esto, le digo.

La miro con un cierto desasosiego y un no sé qué hacer. ¿Sobrevivirá?, le pregunto. “Si sigue el tratamiento sí”, contesta.  Una de las causas de su malnutrición ha sido que su madre no le ha dado pecho durante sus seis primeros meses de vida. Esto ha hecho que se debilite día tras día. Terminamos nuestra actividad y nos avisan de que una adolescente se ha puesto de parto. Llegamos a una casita de barro. Al entrar nos reciben la abuela, la matrona tradicional y otras mujeres. Una niña de unos 16 años, sentada en el fondo y  con su velo lleno de sangre, nos mira de reojo. Tiene las piernas estiradas, sobrepuestas una sobre la otra; sólo un plástico negro la separa del suelo. La semana pasada, en el mismo pueblo, dos madres murieron dando la vida. Hoy esta niña ha tenido suerte. Ahora me pregunto: ¿seguirá este bebé de apenas dos días el mismo camino que  nuestra pequeña Mint? Es increíble cómo la vida y la muerte, la muerte y la vida, se cruzan de una manera tan intensa. Hoy es uno de estos días que no quiero ver más; sólo quiero cerrar fuerte los ojos y estar cerquita de los míos.

11 comentarios

Ines

Recuerda que aquello nos marcara como otras tantas cosas y que nos hace reflexionar sobre lo basico y sobre lo efimera que es la vida. En este mismo pueblo una nina de apenas 11 anos nos regalo una pulsera a cada una, te acuerdas? Esta pulsera no hemos sido capacez ninguna de las dos de quitarnosla, creo que la mia caera sola, cuando el tiempo decida que es el momento. Un besazo y animo, la supervivencia de Mint y de otros tantos muchos depende de todos nosotros, aca y alla....

Luismi

Me ha llegado bien adentro tu relato, como cuando lo leí por primera vez. Gracias por transmitir, enseñar, dar a conocer... pero fundamentalmente, gracias por el enorme trabajo que realizas. Es por gente como vosotras por lo que avanza el Mundo

Lorena

Una vez más se me ponen los pelos de punta al leer de nuevo tu relato. Gracias por mostrarnos el otro lado del mundo, el que nadie queremos ver, pero que ahí está y nos devuelve rápidamente a la realidad. Este Mundo necesita gente como tú. Personas capaces de enfrentarse a situaciones muy duras, que te encogen el corazón, pero con la fuerza y valentía suficiente para seguir adelante ayudando a los demás. Mucho ánimo para continuar. Un besazo.

Yolanda

Me he emocionado. Las lágrimas recorren mi rostro. Pero la emoción es un motor, un impulso a la acción. No sentir es como no ver. Cuando sientes actúas y como dice Lorena, ahora nos toca actuar. Aquí y allí.

Paco

Es tranquilizante para cualquier persona el saber que en este mundo todavía queda vida dentro de los seres humanos.Gracias por ser así. Un beso vane. Te echamos de menos...

Tweets that mention Cuaderno de terreno » Archivo del weblog

[...] This post was mentioned on Twitter by Cristina Mafra. Cristina Mafra said: Se fechamos os olhos para o mundo, fechamos nossas janelas.... Amo esta menina... http://blog.unicef.es/?p=759#comments [...]

Cristina Mafra

Realmente é muito triste saber que tais situações são constantes por ai. Bom ter você por perto para nos lembrar que bem ao nosso lado crianças sofrem o abandono do mundo. Não podemos nunca fecharmos os olhos por mais doloroso que nos seja, pois tal encomodo gera mudanças e nos faz ser melhores. Desejo que todos carreguem um pedacinho da sua vontade em tornar o mundo mais justo. A morte é umas das causas para vida e a certeza de todos nós. Quantos são mortos enquanto vivos? Essas mães talvez sejam mais vivas que todos nós, pois, mesmo sem uma balança, acreditam que seus filhos possam estar nutridos. Se entendi corretamente. Agradeço por sempre me trazer tal realidade... pretendo daqui também fazer algo. beijocas.... beijão... cris.

carmen

En lo que esté en las manos de mi grupo en Valencia, intentaremos que esta historia llegué a mucha gente de por aquí. Gracias Vanessa.

Javier

Gracias por un relato tan emocionante preciosa. Resulta admirable cómo hay personas tan vivas, con tanta fuerza interior, que son capaces de transmitirla a quienes más lo necesitan. Todo un ejemplo del compromiso de las personas ante el mundo "real" donde vivimos. Gracias. Mucha fuerza guapísima para seguir arrancando sonrisas a este mundo irreal.

Ana

También yo he ido a por un pañuelo para poder escribiros pues no veía la pantalla. Creo que no sólo las vivencias que estas jóvenes están teniendo son emocionantes, también lo es que puedan hacerlo y, además, sigan. Muchas gracias por darnos la esperanza de que hay personas jóvenes que se preocupan por estos asuntos. Lo que no puedo entender es que a la gente mayor que ha querido y están en condiciones de ayudar, no se les permita hacerlo por la edad. Muchas gracias por vuestra fuerza y valor.

Jean

Without you there would be no hope - you are doing an amazing and life changing job. You have my total admiration. Jx

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
note: unicef_customizations.module
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.