Tratado de armas: más que un chaleco antibalas para los niños

24/07/2012 | Actualizada a las 11:06h |
Los niños miran pasar las Fuerzas de la Paz de Naciones Unidas en la aldea occidental de Bahé, Costa de Marfil, ante las denuncias de hombres armados que amenazan a la población.

Por Sara Collantes, Responsable de Seguimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de UNICEF España

Establecer límites al comercio de armas es una medida urgente si queremos evitar violaciones sistemáticas de derechos de la infancia. Es una asignatura pendiente, por eso asistimos esperanzados a la negociación que se está llevando a cabo este mes en la sede de Naciones Unidas en Nueva York sobre la firma de un Tratado sobre Comercio de Armas, que controlará el suministro de armas, municiones y armamento a nivel internacional.

La infancia, junto con otras poblaciones vulnerables, es la que más sufre por la proliferación de armas, sobre todo las ligeras y pequeñas. La violencia armada pone en grave peligro la vida de los niños y el respeto de sus derechos fundamentales. Muchos niños son asesinados o sufren lesiones irreversibles derivadas del empleo de todo tipo de armas, que cada vez son más accesibles.

Otro gran número de niños se ven obligados a desplazarse masivamente dentro y fuera de sus fronteras por culpa de enfrentamientos y conflictos armados o a renunciar a derechos tan fundamentales como ir a la escuela, acercarse a buscar agua o acudir al médico. Las armas y su comercio ilícito están también detrás de numerosos episodios de abuso y explotación, en los que los niños son reclutados por grupos para participar en conflictos o ajustes de cuentas o engañados y obligados a transportar y transferir pistolas, rifles o balas.

El negocio de armas mueve 6.000 millones de euros al año

Las líneas básicas de este Tratado están ahora encima de la mesa, aunque no está siendo fácil llegar a un acuerdo. Hay numerosos intereses económicos en juego. Solamente el negocio de  armas ligeras y sus municiones, mueve alrededor de 6.000 millones de euros al año. También hay cuestiones que se quieren obviar por algunos países y hay muchos interrogantes sobre si se aplicarán en la práctica los compromisos asumidos.

UNICEF, otras agencias de Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales están haciendo llamamientos en favor de este Tratado, valorando los avances, pero llamando la atención también sobre los aspectos que no pueden quedarse fuera, como las armas ligeras (revólveres, pistolas, escopetas…) y las municiones para todas las armas (cartuchos, balas…).

Además, también se insiste en que se controle la transferencia de armas cuando haya riesgo de violaciones serias de derechos, que todos los aspectos estén regulados y se cubra el proceso completo: tránsito, transbordo, préstamos, arrendamientos, intermediación y todas las actividades relacionadas.

Esperamos que se logre un acuerdo y que pasen a la historia cifras tan espeluznantes como las de Nyanga, en Sudáfrica, donde un niño de 15 años tiene una posibilidad de 1/20 de recibir un disparo antes de cumplir los 35.

 

Todavía no hay comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
note: unicef_customizations.module
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.